● De acuerdo con estadísticas de The Economist Intelligence Unit, la República Dominicana obtuvo en 2020 un 53% de puntuación en materia de inclusión financiera, en comparación con el 59% alcanzado por otros países de América Latina, lo que demuestra la necesidad de seguir trabajando para lograr que más dominicanos formalicen su acceso a la banca.

Santo Domingo, 18 de octubre de 2021. Tras los efectos de la pandemia en la economía mundial, los gobiernos buscan la reactivación económica, sin embargo, han sido los segmentos más vulnerables los que han sufrido el mayor retroceso en el acceso a productos financieros, lo que se traduce en mayor inseguridad económica. Así lo confirma The Economist Intelligence Unit en su estudio de 2020, en el que informa que la República Dominicana obtuvo un 53% en materia de inclusión financiera durante el 2020, cuando el promedio en Latinoamérica es de un 59%, lo que revela la importancia de continuar impulsando la inclusión financiera en el país.

La inclusión financiera es un factor clave para reducir la pobreza e impulsar la prosperidad. Según el Banco Mundial, los países que han logrado más avances con miras a la inclusión financiera son los que han creado un entorno normativo y reglamentario propicio, y han fomentado la competencia permitiendo a las instituciones bancarias y no bancarias innovar y ampliar el acceso a servicios financieros.

Es por esto que, con el fin de mantener su compromiso con este segmento, durante la pandemia La Nacional adaptó parte de sus programas educativos al formato digital para continuar motivando a los dominicanos a bancarizarse. Desde el 2015 hasta la fecha, 43,453 clientes de este segmento han accedido a cuentas de ahorros, realizando depósitos por más de RD$25,000,000.00.

“La clave para impulsar la inclusión financiera es la combinación de esfuerzos de colaboración y sinergias entre todos los sectores productivos. Es así como la Asociación La Nacional ha unido fuerzas con entidades públicas como el Ministerio de Relaciones Exteriores y Prosoli, además de colegios y universidades, para realizar charlas enfocadas en el manejo de las finanzas, logrando alcanzar a 30,000 personas, las cuales han sido capacitadas en los módulos de presupuesto, ahorro y crédito tanto de manera virtual, como presencial, siempre siguiendo los protocolos de distanciamiento,”, explicó Claudia Espinal, VP Banca Persona de La Nacional.

Mientras que, para la diáspora, La Nacional realizó 12 encuentros virtuales, logrando capacitar a unas 433 personas de diferentes comunidades en Argentina, Boston, Chile, Italia, Madrid, Miami, Panamá, Pensilvania, Perú, Portugal, Puerto Rico, Venezuela, Washington, entre otros lugares. Con lo que se logró integrar a la diáspora dominicana y compartirles informaciones de productos financieros a los que pueden acceder desde el exterior.

En tanto que, en conjunto con el programa Progresando con Solidaridad (PROSOLI), hoy Supérate, se alcanzaron más de 1,000 participantes virtuales, del total de más de 30 mil ya capacitados desde 2015. Lo que evidencia el compromiso de La Nacional de mantener exitosos programas de participación pública privada para el beneficio de los sectores más desfavorecidos. Además, fueron alcanzados más de 1,000 estudiantes universitarios, colegios y empleados privados con talleres virtuales.

 

Productos especiales de inclusión

La Nacional facilita la obtención de productos a aquellas personas que nunca habían tenido la oportunidad de poseer instrumentos financieros como son cuentas de ahorro clásico y ahorro programado. También cuentan con una tarjeta prepago a través de la cual los clientes puedan adquirir los conocimientos básicos sobre el uso de las tarjetas, para que luego puedan optar por la tarjeta de crédito Confíamás.

Otra herramienta innovadora desarrollada por La Nacional para este sector es la creación de un modelo de valoración especial, el cual consiste en una calificación crediticia híbrida, con políticas de evaluación que consideran a un cliente independiente, tomando en cuenta su actividad económica y factores sociodemográficos. Esto permite determinar el comportamiento de pago de personas sin experiencia formal de crédito, utilizando como medida sus factores socio demográficos y su actividad económica.

En este segmento La Nacional también es pionera en la especialización de personal para el ramo de inclusión financiera, siendo la única entidad que ha incursionado en esta práctica. Estos colaboradores no solo comercializan los productos, sino que se convierten en asesores de los clientes, tomando en consideración sus necesidades, para que puedan adquirir el producto que más se adapte. Otras de las facilidades que ofrecen son los Subagentes Bancarios Caja Fácil de La Nacional, establecimientos comerciales afiliados a La Nacional para brindar a zonas vulnerables el acceso a transacciones financieras y no financieras, en horario extendido de lunes a domingo.

Para La Nacional es importante contribuir a que más personas se bancaricen, al comprender que la inclusión financiera facilita el desarrollo económico de los pueblos, en especial para personas en segmentos vulnerables, quienes, a través del acceso a servicios y productos financieros, tienen la oportunidad de planificar sus objetivos e impulsar su crecimiento económico mediante un manejo seguro y eficiente de sus recursos.